léeme_

Sé dónde encontrar alimento para el fuego.  Conozco el camino. Es oscuro, solitario y da miedo. No es fácil salir de él. Seguro que tú también has chapoteado en las sombras. Por eso te recomiendo que no sigas insistiendo. Desear y esforzarse mucho por algo no garantiza el éxito. Pero sí que hay recodos iluminados y yo puedo llegar hasta ellos. Si quieres te enseño. Todo lo que necesitas ya lo tienes. Pero te advierto, no quiero asustarte, solo en los márgenes habrá movimiento. Soy consciente, son palabras, promesas sin garantías. No es que me esconda, es que hay cosas que todavía no tienen nombre. Por eso, para poder ver la luz, primero hay que despejar el bosque.