ursula k le guin

Ursula K. Le Guin, la hechicera que conjuraba palabras

‘Conversaciones sobre la escritura’ (Alpha Decay, 2020) recoge los encuentros que la autora norteamericana mantuvo con su amigo David Naimon poco antes de fallecer.


Ursula K. Le Guin (1929-2018) ha sido una de las grandes voces de la literatura del siglo XX. Reconocida especialmente por sus obras de fantasía y ciencia ficción, escribió una veintena de novelas e innumerables cuentos, ensayos y poemarios. Pionera, además, en introducir cuestiones feministas y ecologistas en sus escritos, luchó por derribar los viejos muros del canon literario y ofrecer otros posibles modelos de civilización. “Soy una mujer escritora de ciencia ficción (...) Al principio se nos creía una especie mitológica, como los tribales y los unicornios”, llegó a confesar. Hoy, dos años después de su muerte, ‘Conversaciones sobre la escritura’ (Alpha Decay, 2020), nos ofrece a través de los encuentros que mantuvo con el también escritor David Naimon, la visión de la autora sobre el “misterio de la creación”. Una lectura que nos permite sustraer píldoras destiladas de su sabiduría literaria. Aquí las imprescindibles:


Imitar a nuestros predecesores: leer sus textos y tratar de escribir del mismo modo que ellos, ayuda definir el estilo personal. Eso sí, teniendo claro que es una herramienta para perfeccionar la destreza y no una invitación al plagio. 
Escuchar lo que escribes: poner atención en lo que le sucede al cuerpo y buscar a través del sonido el compás apropiado para que las palabras broten. En la aventura de descubrir tu propia voz, la autora afirma que “poco vas a encontrar si no pones la oreja”.
Entender la gramática: y comprometerse con ella. Es fundamental conocer cómo funciona la lengua. Y solo con un buen manejo de la sintáxis se pueden cuestionar las reglas. “Es como dibujar el esqueleto de un caballo. Dices: «¡Ostras, así encajan las partes!»
Elegir el pasado: a pesar de la tendencia contemporánea de narrar en presente, en palabras de David Naimon, el pretérito “nos permite ir hacia delante y hacia atrás en el tiempo, imita mejor la manera que tienen de funcionar la cabeza y la memoria”.
Practicar el punto de vista autoral: también conocido como ‘narración omnisciente’, la más común en novelas de los siglos XVIII y XIX. Facilita dar saltos en el tiempo y en el espacio, ir de la mente de un personaje a otro. “Es el más flexible y útil de todos. Es el más libre”, opinaba la escritora.
No reducirlo todo al conflicto: pues sería restringir nuestra perspectiva. “Ver la vida como una batalla es tener una visión del mundo muy limitada, social-darwinista y muy masculina”, defendía Ursula K. Le Guin
Ejercitar ‘la castidad’: en su libro ‘Steering the Craft’ (título ambiguo que podría entenderse como ‘Navegar la prosa’), la escritora proponía escribir prosa sin adjetivos ni adverbios. “Como has puesto todas tus energías en los verbos y en los sustantivos, es más fuerte y más rico”, apuntaba.
Ajustarse a la métrica: en cuanto a poesía, ceñirse a la forma puede dar la clave de un poema. “Por extraño que suene, creo que el verso con métrica y rima me da más libertad que el verso libre. Es una libertad diferente”, aclaraba la escritora.
Utilizar la prosa para sondear el pensamiento: “no para decir algo que sé o en lo que creo, no como vehículo para transmitir un mensaje, sino como exploración, como viaje de descubrimiento”, explicó en su ensayo ‘Living in a Work of art’ (‘Vivir en una obra de arte’)
Cultivar la imaginación: “es la herramienta más poderosa de la humanidad”. Tal y como explica, los mitos y leyendas más antiguos son literatura fantástica. Por ello, “tanto la razón como la imaginación se tienen que entrenar, igual que se ejercita el cuerpo”.
La saga de Terramar

Terramar es un mundo ficticio desarrollado a lo largo de cinco novelas. ‘Un mago de Terramar’ (1968), ‘Las tumbas de Atuan’ (1972), ‘La costa más lejana’ (1974), ‘Tehanu’ (1990) y ‘En el otro viento’ (2001). En ellas, Ursula K Le Guin da forma a un universo fantástico ubicado en un archipiélago dominado por la magia, especialmente la de las palabras. En Terramar, cada cosa posee un nombre verdadero, cuyo conocimiento otorga a los hechiceros poder sobre los seres y elementos de las islas. Dragones, magos, talismanes y espectros conviven en una comunidad cuyos habitantes tienen como único fin obtener la paz y la sabiduría. A menudo se compara la calidad literaria de esta serie con ‘El señor de los anillos’, de J. R. Tolkien. Neil Gaiman, autor de la serie de cómics, ‘Sandman’, incluso se ha atrevido a manifestar que sin Terramar, probablemente los mundos de Harry Potter no hubieran llegado a existir.

Los mundos de Ursula K. Le Guin
Al ser tan prolífica y variada la obra de esta escritora, no es sencillo comprender la trascendencia de su literatura. El documental estrenado por Filmin en 2018 puede servir como puerta de entrada a su imaginario, rico tanto en fantasía como en pensamiento crítico. ‘Los mundos de Ursula K. Le Guin’ nos ofrece una mirada íntima al mundo de K. Le Guin, a través de la historia de su familia, pero también del testimonio de colegas ilustres como Margaret Atwood (’El cuento de la criada’), Michael Chabon (‘Las asombrosas aventuras de Kavalier y Clay’) o el ya nombrado Neil Gaiman (‘Orquídea negra’).